Información: nuestra principal aliada en la mejora de productividad

Desde el inicio de nuestra existencia la información forma parte de nuestro proceso de evolución y crecimiento. A partir de ella fue posible programar cuando había posibilidad de caza, o entonces moverse para no morir de hambre. ¿Y que eso tiene que ver con la actualidad? Todo. Sí no somos eficientes, si no gestionamos bien nuestro negocio, al invierno (la crisis de sector), moriremos de hambre, o sea, nuestro negocio se hunde.

Sin información no podemos gestionar, no podemos planificar y ni saber donde estamos. Ella es clave para cualquier empresa y por eso, en la actualidad se invierte mucho en eso. La información está en todos los lados, siendo generada masivamente en todos los momentos. Dentro de una granja de cerdos, una granja de 500 cerdas genera en media 7.000 (siete mil) eventos zootécnicos al año, estos eventos son servicios, abortos, repeticiones de celo, partos, muertes de lechones, destetes, etc.

información

Debido a este gran numero de eventos que suceden en la granja y al impacto que ellos poseen en resultado financiero del negocio, se empezó el proceso de gestión de la información. El primer paso fue una gestión a través del cuaderno. En esa época se buscaba promedios de 10 lechones nacidos vivos y 2 partos
por hembra año, los negocios eran
rentables y no exigían una gran productividad.

Con el aumento de producción y como estamos en un mercado de commodities, donde no ponemos precio en nuestro producto y si la ley de demanda y oferta definen los precios, fuimos obligados a ser más eficientes o entonces cerrábamos nuestro negocio. La llegada de los computadores a partir de los años 90 nos ha ayudado en este proceso. Inicialmente con planillas de Excel y después sistemas de gestión (software) que poco a poco fueron cambiando la manera de ver la producción, productividad y eficiencia en las granjas de cerdos.

El proceso de la gestión de la información

Para entender lo que es gestión de información, debemos mirar hacia su proceso: Recolección de datos, Almacenamiento, Análisis y Toma de Decisión. El proceso solo funciona su respetamos y trabajamos bien los cuatro puntos.

Recolección de datos
Es el inicio del proceso, donde recogemos todo lo que sucede en nuestra producción. Este proceso es lo que va a decir si los otros funcionaran o no, pues un dato mal recolectado va a resultar en una información errónea. El proceso puede ser manual, a través de formularios de recolección, digitales, a través de Tablet, Smartphones o PDAs y automáticos, a través de sensores que nos generan acompañamiento en tiempo real.

Almacenamiento
El momento donde se guarda el dato, de manera organizada, para estar disponible y de fácil acceso cuando se necesite. Se puede utilizar como herramientas, cuadernos, planillas de Excel y Software. En la porcicultura moderna e industrial, es muy común las empresas porcícolas sistemas de gestión de información (Software) para almacenar sus datos, pues son más ágiles y confiables. Se ahorra mucho tiempo en el ingreso de datos y en la construcción de los análisis, ya que son altamente testeados y comprobados por la comunidad de la porcicultura. Mucha gente a intentado reinventar la rueda y montar su propia herramienta de almacenamiento de datos, pero al final se dan cuenta de que es costoso, menos confiable y que falta algo para ser completo.

Análisis
A partir de una masa de datos, podemos empezar a hacer estadísticas, promedios, variaciones del dato almacenado. Es donde se establece metas de productividad y acompañamos si están siendo alcanzadas o no, y si no, por que motivo.

Dentro de la porcicultura el primer punto que se aconseja trabajar en el análisis de la información y productividad es en la cría (gestación y maternidad), pues aquí es donde entregaremos los animales para las próximas fases. El principal indicador de eficiencia que el mercado está acostumbrado a monitorear y compararse es el destetado por hembra año (DHA), que es formado por una serie de indicadores. Para entenderlo mejor, los mostramos a través del Árbol de Diagnóstico de Productividad, una herramienta del método PENSAMENTO+1 para análisis de datos de granjas, donde nos permite ver su composición y en una mirada rápida, como está nuestra productividad.


Artículo de Jackson Zenatti para la edición de septiembre de la Revista Actualidad Porcina, de Perú.

Jackson Zenatti
jackson@agriness.com
LinkedIn: jacksonzenatti

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *